Entrevista con Carmen Tamayo, directora de “El Quejío de una Diosa” y Mujereando

Entrevista con Carmen Tamayo, directora de “El Quejío de una Diosa” y Mujereando
06/03/2018 M. Paz Lopez

Carmen Tamayo es la directora de uno de los espectáculos que forman parte de nuestro especial Ciclo “Ni una menos” durante el mes de marzo. “El Quejío de una Diosa”  es un proyecto teatral iniciado en octubre de 2013 y dirigido hacia mujeres en situación de calle, procedentes de distintos países y culturas que residen en Sevilla. El teatro se ha convertido en un medio para vencer sus miedos y bloqueos, en una vía de escape para expresar sus problemas y por fin ser escuchadas.  Este montaje teatral cuenta la historia de una diosa, de una mujer…de un grupo de mujeres sin estrellas relucientes ni flores bonitas, que piden a gritos, que las cuiden, las escuchen, las amen…

“El Quejío de una Diosa” llega al Teatro TNT de la mano de Mujereando, una iniciativa diferente con un marcado carácter social que genera un valor añadido a las artes escénicas. La enorme repercusión que su trabajo ha tenido tanto en medios de comunicación como en el público ha permitido que la compañía crezca y, en consecuencia, la magnitud de sus proyectos.

  • ¿Cómo encontrasteis a las mujeres que hoy conforma “El quejío de una diosa?

Yo soy trabajadora social de un centro de día para personas sin hogar y además especializada en género dentro de la entidad en la que trabajo, así que a todas las mujeres que pasan por el centro, al igual que por cualquier recurso destinado para personas sin hogar, se les informa del proyecto y la que quiere formar parte, puede hacerlo sin ningún problema.

  • ¿Qué supone para ellas el teatro? ¿Han perdido sus miedos y han acabado con sus bloqueos?

El teatro les ha devuelto las ganas de vivir, de seguir hacia adelante, de quererse, de empoderarlas como mujer. También les ha ayudado a sanar vivencias y dolores muy profundos. A reconciliarse con el pasado en algunos casos y otras a enterrarlo simplemente. También el teatro hace algo mágico con ellas, ya que de ser un colectivo invisible para los ojos de una gran parte de la sociedad, el teatro las convierte de un plumazo en protagonistas, ante un público que las tiene que escuchar.

“El Quejío de una Diosa”

  • ¿Qué aportan ellas al mundo teatral?

Aportan algo diferente y único a las artes escénicas, ya que las obras nacen desde la creación colectiva, de la necesidad de lo que quieren contar al mundo, lo que necesitan escupir, sacar fuera… Así que nacen propuestas que provienen de unas historias de vidas muy duras, a las cuales ellas solo pueden poner voz y alma, ya que solo ellas saben por lo que han tenido y están pasando…y esas historias solo ellas la pueden contar.

  • ¿Cuál es la diferencia entre trabajar con actores profesionales y actores más amateurs?

El trabajar con mujeres con esta problemática es muy difícil y duro, conlleva un desgaste emocional muy grande, pero también la recompensa es mucho mayor, si el proyecto llega a puerto. Sacar cualquier propuesta hacia adelante por pequeña que sea, es un gran logro, ya que debido a sus circunstancias de vida y a la situación de exclusión severa en la que se encuentran, el compromiso con el teatro se convierte en un segundísimo plano, cuando antes tienen que resolver el tener cubiertas todas las necesidades básicas y ante eso no hay nada que rebatir.

  • ¿Qué vínculo se ha creado entre los integrantes del equipo de la obra?

Somos como una familia y entre todas nos cuidamos y nos ayudamos. La verdad que a día de hoy, estamos ante un grupo bastante afianzado donde existe mucha complicidad y confianza, cosa que facilita mucho el trabajo de desnudez que hacen en cada propuesta que tenemos que crear.

Yo siempre digo que en todos nuestros encuentros está presente la Sororidad.

  • En “El quejío de una diosa” encontraremos a mujeres sin estrellas relucientes que tan solo desean ser amadas. ¿Es este el verdadero deseo de las integrantes de su elenco?

Sin duda alguna, SÍ. Son mujeres todas ellas víctimas de violencia machista, que soñaron con amor y les repondieron con palos. Mujeres que han sido despreciadas por encontrarse en situación de calle. Así que una de las cosas que piden a este sistema patriarcal es que las escuchen, las cuiden y las amen….ellas les parieron.

Además una de las cosas que está muy presente en la mayoría de las mujeres que se encuentran en situación de calle, es la dependencia emocional.

“El Quejío de una Diosa”

  • ¿Qué otras temáticas encontraremos en vuestra obra?

Los sueños, como cuando la vida te sacude fuerte, lo único que te mantienen en pie son los sueños y los deseos.

  • Después de realizar varios proyectos, ¿cuáles son los resultados que han podido observar en las personas sin hogar que han participado en ellos?

Que el teatro las empoderá y las motiva para salir hacia adelante. El teatro les ayuda a reconciliarse con el pasado doloroso y poder soltar el lastre que les impide seguir hacia adelante. Les sube el autoestima, emocionalmente las sana, y además les permite soñar, algo que habían dejado de hacer. Se habían abandonado y el teatro les ha dado de nuevo alas.

  • ¿Tiene Mujereando próximos proyectos en mente?

Si, tenemos varias fechas cerradas de representaciones en Úbeda, Córdoba y Bilbao.  Y también queremos que esta nueva propuesta comience a andar y que mucha gente pueda disfrutar de ella.

  • Para terminar nos gustaría que resumáis con una sola frase la esencia de “El quejío de una diosa”

Una propuesta  diferente y única que sale del alma y de las entrañas de 5 MUJERES que piden a gritos que las cuiden y las amen!!!!!!